miércoles, 3 de septiembre de 2008

Cambios




Tenia que volver... Ya no quedaba opción. El primer día te hubiese dicho claramente que volvía corriendo, que ya no aguantaba mas, que no iba a poder. Pero despues todo cambió.


A veces uno cree que la rutina de uno es agobiante, es terrible, merece un descanso de uno mismo, pero no va que te tomás el primer micro hacia cualquier parte, que ya está uno extrañando lo que deja atrás. Que si me reemplazarán bien en el trabajo, que si josecito seguirà pensando en mí, que si me alimentarán bien a las mascotas, me regarán las plantas, etc..




Y es que es un cambio, y como tal genera tantas incertidumbres, cambios rotundos, cambios momentaneos, importantes, tontos... CAMBIOS. Cualquier cambio que nos vamos topando en la vida nos plantea un que dejamos, y a donde vamos... Y yo no iba a ser la excepción.


Me vi con mi bolsito huyendo de la maldita Buenos Aires en busca de aire puro de desenchufar la mente, y ahi estaba yo, contemplando con nostalgia los yuyos que crecen al costado de todas las rutas argentinas, como afirmandote que te alejas, que te vas y algo va a cambiar...


Una especie de presagio? acaso un anticipatorio de la terrible realidad que se nos avecina... noooo! ni lo sueñes, como mucho puede cambiar de tintura tu mamá, morirse el canario del tío Pepe, perderte el asadito del domingo, pero en definitiva nada tan terrible como para suspender una semanita de vacaciones...


Así que me fui, los primeros días no podía dormir pensando en mi casa, cama, gato, trabajo, rutina en general, y a los 2 días pensaba en siesta, arena, playa, regalos, siesta...


Es cuestión de verdaderamente permitirse el cambio, permitirse desenchufarse unos días de esa rutina y creer que nada tan terrible va a pasar..


Tomar decisiones, elegir, direccionar, cambiar...


Vamos tranformandonos día a día, y ante eso no podemos hacer nada, si hasta ni nos damos cuenta!!! Pasan 3 años hasta que caemos en lo que hicimos ayer..


Soy bastante reacia a los cambios, y cuesta tomarlos como algo positivo cuando se presentan de repente, conciente o incoscientemente... Pero la vida me está enseñando que los cambios enseñan, ayudan a crecer, a variar y transformar... Abren caminos, y nos podremos equivocar y podremos volver a cambiar.




Y para que?




Tanta incertidumbre al cambio de mi rutina a mis vacaciones, y ahora nuevamente añorando un ratito de aire puro, de desenchufar la mente... El ser humano, que vuelve a empezar


1 comentario:

Pablo dijo...

Los indios una tribu americana ( no recuerdo ahora cual) Afirmaban que el alma viaja mas despacio que el cuerpo. Por eso cuando uno se va de un lugar, aun sigue en el por un tiempo con sus setimientos y su cabeza. Despues, el alma llega. Y ya todo está normal.
Cuando se vuelve pasa lo mismo, claro.
No se si será verdad. Pero que pasa, pasa.

Besos!!!